Tipos de memoria ¿cómo funciona el cerebro humano con los recuerdos?

Abraham Maslow

Diferentes tipos de memoria

Nos referimos a la memoria como el proceso cerebral por el cual recordamos una parte de nuestra experiencia pasada. ¿Pero sabías que nuestros recuerdos pueden pertenecer a diferentes categorías, dependiendo de cuándo y cómo fueron formados y de cómo son recordados?

Definamos el término: la memoria

En el reino de la psicología humana, hablamos de "la memoria" para referirnos a ese proceso que permite el almacenamiento, la retención y la recuperación de la información. Antes de entender cómo funciona la memoria, es importante saber cómo se clasifican los recuerdos. La memoria, es decir, la capacidad del cerebro para recordar cosas, existe en diferentes formas. La memoria no es algo tangible y no es posible "mejorarla" así como así. Una persona puede desarrollar su memoria mediante la práctica, como sucede cuando se aprende a tocar la guitarra. La memoria de una persona puede ser entrenada mediante la participación activa, la concentración en sus puntos débiles y el esfuerzo consciente para mejorar la capacidad cerebral.

Las personas que son capaces de aprender rápidamente y recordar muchas cosas suelen ser percibidas como más inteligentes. ¿Pero hay una correlación entre la memoria y la inteligencia? Hay muy poca diferencia entre tú, tu vecino y una persona que vive en el otro lado del mundo. ¿Qué es lo que genera estas diferencias en la inteligencia? La memoria tiene un papel fundamental al funcionar como depósito de todo el conocimiento adquirido y nos permite acceder a esta información. Si utilizamos nuestra memoria en combinación con las nuevas experiencias, descubriremos que un individuo que aprende de sus errores no suele cometer la misma equivocación dos veces. Así, la memoria nos permite recordar la experiencia pasada y evitar cometer nuevamente el mismo error.

Gráfico Tipos de memoria

Pirámide de Maslow: jerarquía de necesidades


Clasificación de la memoria

Podemos clasificar la pérdida de memoria utilizando diferentes criterios. Si tenemos en cuenta su duración, existe una pérdida de memoria permanente y una temporal. Si usamos como parámetro al tipo de memoria afectado, podemos clasificarlas en pérdida de memoria de corto plazo y pérdida de memoria de largo plazo. Estas condiciones pueden aparecer repentinamente o desarrollarse gradualmente. Todos estos tipos de pérdida de memoria son condicionados por diversos factores.

La forma principal de clasificar a la memoria es en términos de duración: Sensorial, Corto plazo y Largo plazo. La memoria de corto plazo se refiere a la memoria de lo reciente, que suele almacenarse por un breve periodo de tiempo. Un ejemplo de esto es cuando nos presentan a alguien en una fiesta. La memoria de largo plazo, en cambio, puede considerarse la base de datos en donde se guarda todo lo que hemos aprendido. La memoria sensorial incluye a la información visual y auditiva almacenada por el cerebro. Aprendamos un poco más sobre estos tipos de memoria:

  • Memoria Sensorial

La memoria sensorial es una memoria de muy corto plazo que se degrada muy rápidamente, por lo general dentro de los 200 y 500 milisegundos (1/5 – ½ segundo) después de la percepción de un objeto, y nunca dura más de un segundo (aunque ahora se piensa que la memoria ecoica  dura un poco más, hasta tres o cuatro segundos). En efecto, este tipo de memoria dura muy poco y, si bien se considera parte de la percepción, representa un paso fundamental en el almacenamiento de la información en la memoria de corto plazo.
La memoria sensorial ayuda a retener las impresiones de la información sensorial una vez que el estímulo original ha desaparecido. Sirve como una especie de contención para los estímulos recibidos a través de los sentidos de la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto que se guardan con precisión, pero sólo por un breve periodo de tiempo. Por ejemplo, la habilidad de ver algo durante una fracción de segundo y luego recordar cómo se veía se debe a la acción de la memoria sensorial.
La información pasa de la memoria sensorial a la memoria de corto plazo por medio de la atención (es decir, el proceso cognitivo de concentrarse selectivamente en un aspecto del ambiente ignorando a los demás), que filtra los estímulos, y deja solamente aquellos que nos interesan.

  • Memoria de corto plazo

Parte de la información de la memoria sensorial es transferida eventualmente a la memoria de corto plazo. La memoria de corto plazo es la capacidad de recordar algo que ocurrió hace un minuto o menos.
Por lo general, sólo cuatro o cinco objetos pueden ser almacenados en la memoria de corto plazo, aunque esa cantidad puede incrementarse mediante el proceso al que los psicólogos han denominado "chunking". Por ejemplo, si un grupo de letras se presentan en una secuencia significativa en lugar de mezcladas, estas pueden recordarse durante mucho más tiempo.
La memoria de corto plazo también suele ser llamada "memoria de trabajo", ya que sirve como un repositorio limitado de información necesaria para realizar algunas tareas mentales. Si bien la memoria de corto plazo se define por su duración, la memoria de trabajo se define por su función. El Modelo de Memoria de Trabajo de Baddeley define tres componentes en este tipo de memoria: el bucle fonológico, la agenda visoespacial y el ejecutivo central, que determina el control y la práctica. El primer componente se refiere al lenguaje, mientras que el segundo se relaciona con las imágenes.

  • Memoria de largo plazo

En último lugar, tenemos a la memoria de largo plazo. A diferencia de la memoria de corto plazo y la memoria sensorial, que desaparecen luego de un breve periodo de tiempo, la memoria de largo plazo se refiere a aquellos recuerdos que pueden ser almacenados durante varios años.
Los recuerdos de largo plazo son fuertes (es decir, fáciles de recordar) o débiles (difíciles de recordar) y no son estáticos, sino fluidos. Nuestros recuerdos de largo plazo están permanentemente expuestos a las influencias y a la adquisición de nuevos recuerdos, por lo que no siempre son precisos. Estos recuerdos suelen ser explícitos (o declarativos/conscientes) o implícitos (no declarativos/inconscientes), aunque algunos tienen componentes de ambas categorías.

  • Recuerdos explícitos

Estos son recuerdos que necesitan del pensamiento consciente. Por ejemplo, las fechas de cumpleaños, los nombres y los hechos. A estos suele referirse la gente cuando habla de tener buena o mala memoria. Estos recuerdos suelen estar asociados a otras cosas, incluso otros recuerdos, por lo que son fáciles de guardar y de recuperar.
La memoria explícita, que suele denominarse "memoria declarativa" ("saber qué"), es la memoria de los hechos y los eventos y se refiere a los recuerdos que pueden ser accedidos conscientemente (o "declarados"). Esta memoria consiste de información que se almacena y recupera de manera explícita. La memoria declarativa, a su vez, puede ser divida en memoria episódica y memoria semántica.
Entonces, los recuerdos declarativos son recuerdos explícitos, pero también podemos dividirlos en dos: los recuerdos episódicos y los recuerdos semánticos.
Los recuerdos episódicos son los recuerdos personales y autobiográficos que sólo nosotros tenemos. Estos recuerdos suelen ser más fuertes si el evento que los originó venía acompañado de una gran carga emocional. Por ejemplo, el momento en el que estábamos cuando sucedieron los ataques del World Trade Center del 11 de septiembre de 2001. Estos recuerdos suelen debilitarse y perder precisión a medida que pasa el tiempo o pensamos en ellos.
La memoria semántica, en cambio, es el conocimiento general del mundo. Son hechos que recordamos incluso, muchas veces, sin saber dónde ni cuándo los adquirimos. Por ejemplo, el aspecto de un elefante, el hecho de que Londres es una ciudad de Inglaterra, etc. Estos recuerdos se fortalecen con el tiempo.

  • Recuerdos implícitos

Estos son un poco más difíciles de entender ya que son recuerdos a los que no accedemos conscientemente. Estos incluyen a todas aquellas cosas que hacemos "automáticamente" y suelen debilitarse con el tiempo. Esta categoría también puede subdividirse en memoria procedimental y primado.
Los recuerdos procedimentales son los que nos permiten realizar tareas que hemos aprendido tan bien que ni siquiera requieren que pensemos en lo que estamos haciendo, como atarnos los cordones o andar en bicicleta. Incluso actividades más sencillas como caminar utilizan la memoria procedimental. Es posible perder otras partes de la memoria, como la memoria declarativa, y aun mantener la memoria procedimental.
El Primado también puede acceder a los recuerdos implícitos asociándolos a la experiencia. Cualquier cosa que hayamos oído, visto o experimentado últimamente estará conectado a algún recuerdo implícito, por lo que puede servir como "disparador" de ese recuerdo.
Mejorar todos los tipos de memoria
Absolutamente toda la función cerebral está conectada estrechamente a la salud. El ejercicio, la nutrición y la vida sana son una parte fundamental del buen funcionamiento del cerebro.

Siempre comienze por identificar que tipo de memoria quiere mejorar y luego pregúntese cómo hacer para lograrlo. Su mente tiene varios tipos de m?m?ria. Ejercicios para mejorar un tipo pueden resultar no efectivos si no es la clasificación de memoria que usted desea trabajar.

Libros acerca de los tipos de memoria

Frases sobre la memoria

"Gracias a la memoria se da en los hombres lo que se llama experiencia." Aristóteles "La memoria es el centinela del cerebro. "William Shakespeare "Se llama memoria a la facultad de acordarse de aquello que quisiéramos olvidar." Daniel Gélin "La memoria es una experiencia sustituta, en la cual se da todo el valor emocional de la experiencia actual sin su tensión, sus visicitudes y sus perturbaciones." John Dewey "Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos." Jorge Luis Borges

Artículos Relacionados

La importancia de la autoestima radica en que la valoración de si mismo es la fuente de la salud mental. La autoestima es la idea que

La autoestima tiene tres componentes básicos. Un componente es definido como un elemento importante que debe actuar en sintonía con el resto de elementos