Autocuidado : 4 tips para comenzar, importancia y beneficios

En 1969 Dorothea E. Orem introdujo el concepto de “autocuidado” en la enfermería, el cual define como una actividad aprendida orientada hacia un objetivo. En este caso, Orem definió un conjunto de acciones que debería seguir una persona madura que desea mantenerse viva, sana y en continuo desarrollo personal.

Según esta teoría, las personas que pueden cuidarse tienen habilidades especiales que permiten asumir nuevas conductas cuando se identifica algún desequilibrio en el estilo de vida que esté amenazando con dañar su salud o bienestar.

¿Qué es el autocuidado y cuál es su importancia?

autocuidado

© Can Stock Photo / nastia1983

El autocuidado o el cuidado personal es cualquier actividad que hacemos deliberadamente para cuidar nuestra salud mental, emocional y física. Aunque es un concepto simple en teoría, es algo que a menudo pasamos por alto. Un buen cuidado personal es clave para mejorar el estado de ánimo ,reducir la ansiedad y mantener la salud física y mental. También es clave para una buena relación con uno mismo y con los demás.

El autocuidado es importante porque se  relaciona con el estado de ánimo y los niveles de energía. Sin embargo, como resultado, la investigación muestra beneficios más amplios también.

Los 5 principales beneficios del cuidado personal

  1. Mejor productividad Cuando aprendes a decir “no” a las cosas que te exceden y empiezas a hacer tiempo para las cosas que importan más, retrasas la vida de una manera maravillosa. Esto enfoca tus objetivos y te ayuda a concentrarte en lo que estás haciendo.
  2. Mejora de la resistencia a la enfermedad. Existe evidencia de que la mayoría de las actividades de cuidado personal activan su sistema nervioso parasimpático (SNP). Lo que esto significa es que su cuerpo entra en un modo reparador y rejuvenecedor, lo que le ayuda a fortalecer su sistema inmunológico.
  3. Mejor salud física. De manera similar al punto anterior, con un mejor autocuidado a menudo vienen menos resfriados, casos de gripe y malestar estomacal. Menos estrés y un mejor sistema inmunológico seguramente pueden ayudarlo a sentirse más físicamente capaz y fuerte por dentro y por fuera.
  4. Mejora la autoestima. Cuando regularmente saca tiempo que solo se trata de ser bueno consigo mismo y satisfacer sus propias necesidades, envía un mensaje positivo a su subconsciente. Específicamente, te tratas a ti mismo como si fueras importante y tienes un valor intrínseco. Esto puede recorrer un largo camino para desalentar el diálogo interno negativo y su voz interna crítica.
  5. Puedes dar más. Cuando eres bueno contigo mismo, podrías pensar que estás siendo egoísta. En verdad, el cuidado personal le brinda los recursos que necesita para ser compasivo con los demás también. Dar compasión es un poco como llenar un balde; ¡no puedes llenar el de otra persona si no tienes suficiente!

¿Cuáles son las prácticas de autocuidado?

Practicar el autocuidado significa:

  1. alimentar apropiadamente nuestras necesidades.
  2. tomar medidas higiénicas.
  3. mantener un ingreso suficiente de aire.
  4. manejar el estrés.
  5. poder resolver problemas interpersonales de forma adecuada.
  6. establecer relaciones sociales.
  7. comportamientos sexuales seguros.
  8. hacer ejercicio y tener actividades físicas saludables.
  9. obtener cuidados asociados con la eliminación del sistema urinario e intestinal
  10. tomar medicamentos adecuadamente.
  11. seguir las prescripciones de salud.
  12. hábitos de sueño.Equilibrio entre actividades y descanso.
  13. manejo adecuado del tiempo libre y la recreación.
  14. diálogo.
  15. manejo de las enfermedades.

¿Por qué es tan difícil aplicar el autocuidado en tu vida?

egoista

La respuesta es muy simple, si deseas practicar el autocuidado, esta acción implica ponerte a ti en primer lugar y esto puede colisionar contra la sociedad. Ponerte en primer lugar es una actitud controversial, pues pudiera parecer que hemos caído en el egoísmo. Todos conocemos los efectos secundarios y nocivos del egoísmo, pero ¿cómo puedes hacer prioridad tus necesidades mentales, físicas, emocionales y espirituales sin llegar a ser una persona egoísta?. La verdad es que tú tienes una responsabilidad que nadie más tiene: vivir tu vida.

Cuando digo “vivir” no quiero decir que “sobrevivas” a este mundo, lo cual es bien difícil. En realidad me refiero a que trates de vivir una vida plena, aunque ciertamente no tenemos control de lo que sucede a nuestro derredor la clave está en cómo reaccionas ante las cosas que te hacen perder el control, o mejor dicho, cómo reaccionas ante las cosas que tratan de robarte tu paz, tu salud, tu calidad de vida.

Implicaciones de ponerte a ti en primer lugar

Crear la vida que deseas no es responsabilidad de nadie más que tuya. Pero para poder ponerte en primer lugar, debes dejar de poner a otros en la primera posición y es aquí donde surge la controversia.

“Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:39). No me gusta entrar en debates religiosos ni pretendo debatir otras enseñanzas como las kabbalistas, pero ciertamente la teoría del “autocuidado” choca de frente con estas doctrinas.

En este contexto claramente podemos ver que, por ejemplo, Jesús no nos manda a querer a los demás más o menos que a nosotros mismos, nos dice que amemos como a nosotros mismos. Esto quiere decir que debes amar a alguien como a te quieres a ti mismo, pero ¿cuánto te amas tú? ¿Te amas o te odias?

Amar es tratar a los demás como quieres que te traten. Pero como puedes ver esto es algo subjetivo, todo depende de cuánto te valoras o cuánto te amas.¿Eres una persona egoísta o eres generosa? ¿Eres compasiva o eres cruel? Todo depende del cristal con que lo mires.

Es ciertamente buscar un equilibrio en nuestras acciones. Pero lo cierto es que, si TÚ NO TE AMAS sanamente, no puedes querer a nadie. Es aquí donde inicia el conflicto. Para poder ayudar o cuidar a otros, necesitas estar tú primero en equilibrio. Esto implica que no puedes pretender poner en orden la vida de los demás, si tu vida es un completo desorden. Sin lugar a duda, satisfacer las necesidades de los demás es un instinto humano natural, pero ¿qué pasa cuando esto va en detrimento tuyo?

Si bien podemos elegir algunos caminos que podrían llevarnos al éxito o al fracaso, la idea de anteponer las necesidades de los demás a las nuestras sigue un código de conducta moral universal que cuesta seguir.

No obstante, es importante que recordemos que somos seres humanos imperfectos, por lo que existe cierto conflicto a la hora de determinar cuándo anteponer nuestras necesidades a las de los demás, pues no sabemos ciertamente cuál necesidad priorizar en un momento determinado sin dejar de ser ecuánimes.

Obstáculos que pueden impedir que tomes el primer lugar

1. Puedes llegar a pensar que las personas dejarán de quererte si no haces esto o aquello.

no me quieren

Para poder discernir en una situación como esta debes entender y asumir las implicaciones que conlleva hacer algo que no te gusta, pero que es necesario o algo que te gusta, pero que a largo plazo te perjudicará. ¿Vale la pena complacer a los demás o darles el primer lugar si al final ambas partes saldrán perjudicadas?

Aprender a decir que NO, es una responsabilidad. No le puedes decir sí a todo, sobre todo, si se trata de algo que puede dañar tu salud integral (el plano físico, mental, social y espiritual).

2. Si eres un cuidador incansable esto te dará un sentido de propósito y satisfacción.

no deseo ser cuidado

Estamos llamados a exhortar, pero no podemos cambiar la forma de vivir de alguien. Eso es algo muy personal que puede llevar toda una vida de aprendizaje, y aun así no llegar a ningún lado. Puedes cuidar a los demás, porque es un deber, pero ¿qué puedes hacer con las personas que no desean que las cuides? Peor aún, ¿qué puedes hacer con las personas que entienden que tú tienes un sentido de protección y se aprovechan de esto?

Como te dije al principio, puedes exhortar, corregir pero no puedes obligar a nadie a que cambie su forma de vida. Estarás tirando por la borda todos tus esfuerzos.

3. Te sientes responsable por los demás.

te sientes responsable por los demas

Si estamos hablando de tu hijo o hija menor de edad, sí eres responsable. Pero NO eres responsable de los demás. Cada quién es responsable de sus actos. Puedes ser benevolente y tener misericordia con alguien que haya “metido la pata”, pero cada uno es responsable de llevar su vida lo más sanamente posible. Por lo tanto, evita las personas con conductas autodestructivas.

4. No te sientes digna o digno de tener prioridad.

indigna de tener prioridad

Ciertamente, cuando observamos lo bendecidos que hemos sido, lo bueno que el Universo ha sido con nosotros a pesar de nuestras malas acciones, no merecemos tener prioridad. Sin embargo, darles prioridad a nuestras necesidades de forma responsable, honrada y razonable no es malo. Debe haber un equilibrio, pues ciertamente podemos sentir satisfacción al suplir una necesidad imperante en los demás. Sobre todo, cuando lo hacemos en el momento y lugar indicado.

Sin embargo, hoy en día existe una “urgencia” en reestablecer el pensamiento, pues se cree que muchas personas sufren por negar sus propias necesidades en beneficio de los demás. Sin embargo, más bien se trata de cómo mi necesidad afecta a los demás y viceversa. ¿Realmente tengo una necesidad o un capricho?

“Es o no es”, ese es el dilema. ¿Tengo realmente una necesidad o solo se trata de un antojo que necesito suplir con urgencia?. Entonces, ¿de cuál pensamiento tenemos que liberarnos? Necesitas liberarte de aquellos pensamientos que perjudican tu vida y te impiden lograr tus objetivos de salud y bienestar.

¿Existe alguna consecuencia aterradora que supuestamente recaería sobre nosotros sin nos ponemos en primer lugar?

Ponerse en primer lugar tiene beneficios garantizados, pero a un alto precio que no todos estamos dispuestos a pagar, algunos de los cuales incluyen:

  • Ser más productivo, aunque esto signifique sacrificar la paz mental de los demás.
  • Ser más feliz y alegre. A este punto, no sé cómo podrías ser más feliz o alegre haciendo infelices a los demás.
  • Tener más energía, pues estarías satisfaciendo primero tu necesidad, por lo que los demás pasarían a un segundo plano. Ellos tomarían lo que sobran.
  • Recibir más respeto de los demás, debido a que los demás no están acostumbrados a este tipo de pensamiento, te tendrían temor, no respeto.
  • Experimentar menos miedo, pues romperías con el temor al rechazo al darle el primer lugar a tus necesidades y que los demás se las arreglen como puedan.
  • Sufres menos estrés, pues no tienes que pensar en la necesidad el otro, pero esto podría generar un conflicto interno y podrías desarrollar depresión, pues esto va contra todo lo que hemos aprendido hasta ahora, “amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos”.
¿Por qué no practicamos el autocuidado?

Sabemos cuál es la importancia de priorizar nuestro autocuidado. Entonces, ¿por qué a veces es tan difícil ponerlo en práctica? ¿Qué nos impide practicar el autocuidado?

  • Muchos sentimos presión al tratar de mantener felices a otras personas. Esto me hace pensar en qué tengo dentro. Es decir, “De la abundancia del corazón, habla la boca”. Si lo que tengo es egoísmo en mi interior, por supuesto que me sentiré mal tratando de hacer felices a los demás. Una pieza clave del autocuidado es analizarnos. Ser testigos de nosotros mismos, observarnos. ¿De qué estamos llenos? ¿Estamos llenos de amor o de odio? Lo que tengamos en nuestro corazón, eso daremos.
  • Ser desinteresados nos impide aplicar el autocuidado.Muchos piensan erróneamente que ser “desinteresados” es asumir la responsabilidad de las emociones de otras personas. Nada más alejado de la realidad. No se trata de que juegues al “bueno” para que la gente te quiera. De hecho, a veces te verás obligado a decir que NO por el bien de esa persona. Si tienes que decir que sí para que te quieran, revisa esa relación porque no es saludable.
  • Aplicar el autocuidado no quiere decir que te conviertas en un egoísta. Dando es como se recibe. Si quieres recibir, lo justo es que des. Pero a veces somos demasiados exigentes y damos poco esperando mucho. No conozco ningún justo desamparado, pero si conozco muchos injustos que viven vidas lamentables.
  • Cuídate de los vampiros que impiden que ejerzas el autocuidado.El autocuidado puede a veces caer en el egoísmo, debido a la interpretación de algunas personas, quienes solo buscan el beneficio propio sin importarle tus sentimientos. De esas personas debes huir, pues solo buscan usarte. Si no tienes cuidado de estas personas terminarás exhausto, enfermo y resentido. Tu mente y cuerpo necesitan espacio y descanso para recuperarte y sanar del estrés de la vida cotidiana. Comienza por obtener un tiempo de inactividad no negociable en tu semana. Libera espacio en tu agenda para que no estés atiborrado de obligaciones no edificantes.
  • Por último, para aplicar el autocuidado en tu vida, dale prioridad al sueño, la buena comida y el descanso. ¡Y practica decir NO, según lo que te hemos explicado.
4 Factores a tomar en cuenta al practicar el autocuidado

1. Cuida tu salud física

Aprende cuándo debes priorizar tus necesidades y cuándo debes priorizar las necesidades de los demás. Encuentra un equilibrio. También recuerda que tu salud no es un juego. Además, si alguien atenta contra tu salud por razones personales, no te ama.

2. Puedes estar a disposición de los demás hasta un límite.

Todo tiene un límite, sobre todo, cuando la otra persona busca satisfacer solo su necesidad. Aprende a identificar estas personas nocivas que solo buscan usarte. Aprende a decir que NO cuando sea necesario.

3. Dando es como se recibe.

Cultiva valores positivos y nunca quedarás vacío, pues cosechas los que siembras. Si siembras sentimientos positivos esos mismos sentimientos vas a recolectar.

4. Cuando tengas que ponerte en primer lugar, no empujes.

Estoy segura de que eres una persona equilibrada que busca lo mejor tanto para ti como para tus seres queridos y las decisiones que tomes están basadas en cómo estas te afectan a ti y a tu entorno, por lo que estoy segura de que tomarás el primer lugar cuando sea necesario por alguna buena razón que te llenará de satisfacción.

Proximo lanzamiento Curso online : La Práctica Del Autocuidado

¡El lanzamiento del curso online La Práctica Del Autocuidado está próximo!

Se trata de un curso ideal para todos aquellos que quieran aprender el autocuidado. Este e-learning presenta la importancia del autocuidado , como poner límites, decir no , ejercicios prácticos para realizar el autocuidado y mucho más. Puede tomar este curso desde cualquier lugar en dónde viva y acceder al mismo las 24 hs del día y los 7 días a la semana.

Visión

  • Este curso está diseñado para cualquier persona, independientemente del nivel de experiencia, que desee comprender mejor el cuidado personal.
  • Aprenderá cómo definir y reconocer la necesidad de autocuidado, pero también cómo aplicar estrategias para controlar su depresión y ansiedad.
  • Al final de este curso, tendrá habilidades valiosas que lo ayudarán a sentirse seguro de vivir un estilo de vida saludable.

Para quién es este curso?

• Cualquiera que quiera aprender sobre cómo manejar y tratar su salud mental.

• Cualquier persona que quiera desarrollar un plan de autocuidado.

¿Te parece interesante? Reserva tu plaza sin compromiso y te informaremos sobre todos los detalles tan pronto como el curso esté disponible.


Referencias

Autocuidado. Definición. https://conceptodefinicion.de/autocuidado/

What Is Self-Care And Why Is Self-Care Important? BY KATHERINE HURST.  http://www.thelawofattraction.com/self-care-tips/

 

 

 

Facebook Comments