CBD: ¿ayudaría a aumentar mi autoestima? Conoce los pro y contras


¿No puedes superar la sensación de que tu vida no va bien y que, además, mereces estar así? A veces es normal no sentir confianza en situaciones que están fuera de nuestra zona de confort, o cuestionar nuestras habilidades cuando nos enfrentamos a circunstancias que parecen ajenas o fuera de nuestro control.

De ninguna forma debe tomarse el CBD como una respuesta, un remedio milagroso o como una salida para la baja autoestima, este tipo de impresiones e ideas pueden llevarte a desarrollar dependencia a esta sustancia, de apariencia inofensiva. Recuerda: la mayoría de las adicciones adquieren poder en nuestra mente, cuando buscamos escapar de aquello que es el problema principal y nos ocultamos tras una sensación efímera de bienestar.

La angustia que puedes sentir previa a una presentación importante en tu trabajo o antes de confesarle tus sentimientos a una persona. En este sentido, la falta de confianza puede ser completamente normal y es probable que sea un sentimiento pasajero.

Sin embargo, cuando hablamos de baja autoestima, nos referimos a la condición que impide a muchas personas desean volverse con naturalidad en su trabajo, en sus estudios o en sus relaciones interpersonales.

Esta afección puede tener un impacto muy negativo en su salud mental y en su futuro y puede ser más difícil de superar de lo que se piensa, es por ello que muchas personas buscan diversas soluciones que puedan ayudarle.

¿Cómo funciona la autopercepción en el individuo?

La autoestima es básicamente la percepción, juicio o valoración que las personas tienen de sí mismas. Si tienes una autoestima saludable, te sentirás optimista respecto a tus habilidades y tendrás un enfoque más alegre de la vida en general. Mientras que, si tienes baja autoestima tendrás una mala imagen de ti mismo que puede afectar diversos aspectos de tu vida, desde cómo te ves en el ámbito laboral o profesional hasta la forma cómo llevas tus relaciones.

Esto podría convertirse en un verdadero padecimiento, puesto que la falta permanente de confianza en uno mismo suele desencadenar problemas tan graves como la depresión y la ansiedad. Algunas de las medidas que las personas con autoestima baja suelen tomar para superar este conflicto varían según el individuo, no obstante, las más populares son las siguientes:

  • Terapia cognitivo-conductual
  • Programación neurolingüística
  • Ejercicio físico
  • Hipnosis

No obstante, una nueva “terapia” ha adquirido notoriedad en los últimos años: el uso de CBD para aumentar la auto-confianza.

¿Qué es el CBD o cannabidiol?

El CBD o el cannabidiol es un compuesto químico derivado del cannabis, el cual consta de diversas sustancias también denominadas cannabinoides. El CBD es una de ellas, como lo es también el THC (tetrahidrocannabinol), la más popular de todas. 

El THC se encuentra en grandes concentraciones en la marihuana, es de hecho el compuesto responsable de intoxicar a las personas. Sin embargo, el CBD no es lo mismo que el THC.

A diferencia del THC, el CBD se deriva de la planta de cáñamo y no causa embriaguez. Según el Informe de la Organización Mundial de la Salud de 2017, los humanos y los animales toleran bien los extractos de CBD puro. Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) sugieren que los adultos pueden tomar de forma segura hasta 1500 mg de CBD diariamente en un mes.

En la actualidad, el CBD se usa como remedio para la ansiedad y el insomnio. El European Journal of Pain ha demostrado con la ayuda de un modelo animal que el CBD podría disminuir la inflamación debido a la artritis, si se aplica sobre la piel. Otra investigación ha demostrado que el CBD inhibe el dolor inflamatorio y neuropático severo. Aun así, la investigación sobre los beneficios del CBD continúa activa.

Está de más decir que el CBD es legal en la Unión Europea y el Reino Unido. La Ley de uso indebido de drogas del Reino Unido de 1971 no incluye el CBD entre las “sustancias controladas”. Además, la Unión Europea permite el cultivo de cáñamo industrial para la producción de CBD. Los bálsamos, cápsulas, cremas, aceites, aerosoles, alimentos y bebidas con CBD se venden legalmente en toda la Unión Europea y el Reino Unido.

¿Pero realmente puede el CBD aumentar la autoestima?

Aunque la investigación en torno al CBD ha indicado que puede ser un compuesto beneficioso para tratar la ansiedad, la artritis y otras formas del dolor físico, no es una píldora mágica ni una panacea para una necesidad tan compleja como transformar la percepción que tienes de ti mismo. 

Para muchas personas, su baja autoestima tiene origen en un trauma profundo o incluso puede ser el resultado de distintas vivencias de su infancia. Por ello es difícil de creer que un compuesto pueda por sí solo mejorar este problema.

Para aumentar tu autoestima, debes tomar una serie de acciones que pueden ser incómodas y requerir mucho compromiso de tu parte tales como: escribir autoafirmaciones positivas e internalizarlas, cuestionar a tu crítico interno, aprender a verte a ti mismo con amor, cuidar de ti, enfrentar con valentía tus miedos más profundos e incluso más.

Para algunas personas, el CBD podría servir para aliviar su ansiedad social originada en su baja autoestima, ayudándolas a relajarse frente a algunas situaciones puntuales. Sin embargo, jamás será una solución definitiva a lo que se considera un problema mayor.

¿Qué debería tener en cuenta si quiero integrar el CBD en la recuperación de mi autoestima?

Como explicamos anteriormente, debes estar consciente que el CBD no es una solución para la baja autoestima o la fobia social producto de ella, así que puede que no sea lo que necesitas. Por tanto, lo primero que debes hacer si estás pensando integrar esta sustancia a tu terapia es verificar sus efectos adversos e interacciones medicamentosas.

En este sentido, la investigación clínica ha demostrado que el aceite de CBD puede desencadenar algunos efectos secundarios, cuya gravedad pueden variar de una persona a otra. 

Los síntomas más comunes incluyen:

  • Cambios en el apetito
  • Cambios de humor
  • Diarrea
  • Mareo
  • Somnolencia
  • Boca seca
  • Náusea
  • Vómitos

El aceite de CBD también puede aumentar las enzimas hepáticas (un marcador de inflamación hepática). Las personas con enfermedad hepática deben usar el aceite de CBD con precaución, o de preferencia consultar con un médico que pueda controlar regularmente sus niveles de enzimas hepáticas en la sangre.

Además, el aceite de CBD debe evitarse durante el embarazo y la lactancia. Un estudio de 2018 de la Academia Americana de Pediatría advirtió a las mujeres que eviten el uso de compuestos provenientes del cannabis durante el embarazo, debido a los riesgos potenciales para el desarrollo del bebé. Aunque no está claro cómo influye el CBD, se ha comprobado que puede atravesar la barrera placentaria.

Si estás pensando en usar el aceite de CBD para tratar una afección de salud, asegúrate de hablar con tu médico o terapeuta, quien pueda garantizar que este compuesto pueda funcionar para ti.

Ten en cuenta que algunos aceites de CBD pueden contener trazas de THC. Como tal, debes evitar conducir o usar maquinaria pesada cuando tomes aceite de CBD, particularmente al comenzar el tratamiento o al usar una nueva marca.

Posibles interacciones medicamentosas del CBD

El aceite de CBD puede interactuar con ciertos medicamentos, incluidos algunos fármacos utilizados para tratar la epilepsia. El CBD inhibe una enzima llamada citocromo P450 (CYP450) que ciertos medicamentos usan para la metabolización. Al interferir con CYP450, el CBD puede aumentar la toxicidad o disminuir la efectividad de estos medicamentos.

Las posibles interacciones farmacológicas incluyen:

  • Medicamentos contra la arritmia como la quinidina.
  • Anticonvulsivos como Tegretol (carbamazepina) y Trileptal (oxcarbazepina)
  • Medicamentos antimicóticos como Nizoral (ketoconazol) y Vfend (voriconazol)
  • Fármacos antipsicóticos como Orap (pimozida)
  • Antidepresivos atípicos como Remeron (mirtazapina)
  • Sedantes de benzodiazepinas como Klonopin (clonazepam) y Halcion (triazolam)
  • Medicamentos inmunosupresores como Sandimmune (ciclosporina)
  • Antibióticos macrólidos como claritromicina y telitromicina.
  • Medicamentos para la migraña como Ergomar (ergotamina)
  • Analgésicos opioides como Duragesic (fentanilo) y alfentanilo.
  • Medicamentos a base de rifampicina utilizados para tratar la tuberculosis.

Muchas de estas interacciones son leves y no requieren un ajuste al tratamiento. Otras pueden requerir una sustitución de medicamentos o la separación de dosis por varias horas, por ello no es conveniente experimentar con este tipo de sustancias sin antes consultar con un especialista.

Para evitar interacciones si estás tomando algún medicamento, informa siempre a tu médico sobre cualquier terapia alterna que quieras probar. Algunas personas pueden encontrar ciertos beneficios en la inclusión de hierbas o compuestos como el CBD a su terapia, pero nunca deben hacerlo sin antes informar a su médico tratante.

En conclusión, nuestra recomendación siempre será hacer frente a tu problema de baja autoestima con las herramientas correctas, que puedan darte resultados reales, duraderos y que puedan ayudarte a trasformar la percepción que tiene tu psiquis de ti mismo y tu lugar en el mundo.

Las soluciones mágicas simplemente no funcionan, todo gran cambio interno requiere compromiso, valentía, permanencia y objetividad. Podrás encontrar la respuesta a tu baja autoestima ahondando en tu interior, y con paciencia y perseverancia, conseguirás superar con éxito este problema.

Recent Posts