Smartphones La Adicción Invisible Que Se Vincula Con Baja Autoestima Y Ansiedad

Es un hecho conocido que los smartphones convierten a la mayoría de las personas, especialmente a los jóvenes, en seres antisociales. A medida que nos sumergimos en las plataformas online, lo que nos rodea se hace cada vez más ajeno.

Eventualmente, esta indiferencia por lo que nos rodea nos trae problemas de autoestima.

Los estudios demuestran que los teléfonos móviles pueden afectar la forma en la que funciona la mente y hacernos infelices. Este desbalance en nuestra actividad mental nos produce una gran cantidad de estrés emocional. Por lo tanto, disminuir el uso del móvil traería muchos beneficios a nuestra salud.

Si bien los smartphones pueden usarse como herramientas de comunicación, de productividad y de desarrollo comunitario a través de la innovación, es muy importante que los utilicemos para comunicarnos con otros seres humanos, no para interactuar con ellos exclusivamente en espacios virtuales. Hacerlo no sólo mejorará nuestra actitud mental, sino que también hará maravillas por nuestra autoestima.

En estos días, la adicción al móvil es casi un trastorno mental. De hecho, se la conoce como nomofobia (es decir, miedo a estar sin el teléfono móvil). Estas son algunas de las señales que indican que puedes tener un problema de adicción:

      1. Eres incapaz de completar tareas
      2. No tienes vida social con tus amigos y tu familia
      3. Te escondes para usar el smartphone para no ser juzgado
      4. Te despiertas por las noches para mirar el móvil
      5. Sientes ansiedad al estar lejos del móvil

¿Cómo se relaciona el uso del smartphone con la ansiedad social y la soledad?

Importancia de la autoestima

Las relaciones personales son muy importantes para la salud mental de una persona. La ansiedad y la soledad alteran las funciones psicológicas y estas, a su vez, afectan las relaciones interpersonales. Para algunas personas, el uso de sus smartphones es una forma de obtener una nueva perspectiva sobre sus propias actividades.
Los estudios demuestran que existe una relación entre el uso de los smartphones y algunos aspectos psicológicos como la autoestima y la personalidad.

Adicción a las selfies

Los avances tecnológicos han creado nuevas adicciones. Los smartphones han penetrado en nuestras actividades cotidianas y nos han convertido en adictos. La mayoría de los smartphones poseen cámaras de alta resolución, perfectas para capturar cada uno de los eventos de nuestras vidas. Mucha gente se saca fotos y las sube a las redes sociales con la esperanza de recibir comentarios positivos de sus seguidores. Fácilmente, estas personas pueden volverse adictas a las selfies. La selfie se ha vuelto algo tan común que, en el 2013, fue nombrada “palabra del año” por el Diccionario Oxford del Inglés. Es cierto, en un momento u otro de nuestras vidas, todos nos hemos sacado una selfie.

No hay una manera científica de gestionar esta adicción, pero quizá dejar de usar el teléfono por completo sea una medida un poco extrema. Sin embargo, hoy en día es casi imposible adquirir un móvil que no venga con una cámara.

Es muy importante que se desarrollen investigaciones sobre este tema, ya que esta adicción afecta a cada vez más personas en todo el mundo. De hecho, se estima que muy pronto la adicción a las selfies aparecerá en la lista de enfermedades más comunes del mundo.

Adicción a Facebook

Facebook se ha convertido en algo de todos los días. Hoy en día, esta plataforma tiene tantos usuarios que lo más probable es que, cuando estés leyendo esto, estés en la misma habitación que uno de ellos. Siendo Facebook la red social más importante de todo el mundo, la adicción a esta red social azota a toda una generación. De hecho, esta condición incluso puede detectarse en un escáner cerebral, ya que afecta la materia gris de la misma forma que lo hace la cocaína.

Facebook se ha transformado en algo cotidiano para mucha gente, pero estas son algunas señales de que tienes un problema de adicción a esta red social:

        1. Lo primero que haces al despertarte a la mañana es entrar a Facebook
        2. Lo único que te genera interés o excitación es el uso de las redes sociales
        3. No puedes pasar mucho tiempo sin entrar a Facebook

 

Tienes siempre un ojo en Facebook

Esto sucede cuando te pasas el día entrando a tu cuenta de Facebook. Cada vez que tienes un rato libre visitas Facebook. Todo el tiempo Facebook está ahí, en un rincón de tu mente.

Lo haces incluso cuando estás con otras personas. Tal vez estás en una reunión y, sin darte cuenta, sacas tu móvil y entras a Facebook.

Te preocupas por tu imagen en Facebook

Pasas mucho tiempo pensando en tu próxima publicación de Facebook. Cada vez te preocupas más por la imagen que proyectas en el mundo online y cómo las demás personas reaccionan a esta imagen. Te pasas el día planeando publicaciones que impresionen a tus amigos y llamen la atención.

Visitas Facebook sin razón

Casi todo el mundo visita Facebook al menos unas cuantas veces por día. No es una necesidad de publicar algo, es una simple y llana obsesión.

Pierdes la mayoría de tu tiempo libre en Facebook

Una de las señales más claras de que tienes un problema es que pasas la mayoría de tu tiempo en Facebook. A veces, incluso estás en Facebook cuando deberías estar durmiendo.



Sacrificas partes de tu vida cotidiana

Una señal obvia de que tienes un problema de adicción es cuando prefieres interactuar con otras personas a través de internet que hacerlo en la vida real. Si sueles cancelar reuniones con tus amigos para quedarte en casa usando las redes sociales, es probable que necesites evaluar tu situación.

Todas estas señales deben ser tomadas en cuenta a la hora de diagnosticar una adicción a la tecnología. Es importante que reconozcas que tienes un problema y hagas algo al respecto antes de que este empiece a tener efectos negativos sobre tu autoestima y tu salud mental.

Facebook Comments